Connect
To Top

El Plan Valenciano de Producción Ecológica, “despacito”

En enero de este año empezaba a actuar el primer presupuesto del Plan de Producción Ecológica de la Comunidad Valenciana (P.P.E.). Encadenado a un Plan de Desarrollo Rural 2015-2020, cerrado e inamovible, y con muy poco personal dedicado a aplicarlo, los agricultores lo observan entre la esperanza y la crítica a su complejidad. La ciudadanía sabe poco del Plan.

Fernando Bellón, editor de Agroicultura-Perinquiets.com

Fernando Bellón, editor de Agroicultura-Perinquiets.com

Agricultores, ganaderos, transformadores y todos los operadores afectados por el P.P.E. coinciden en que todavía es demasiado pronto para pedir resultados. La mayor expectativa no es un saco sin fondo de dinero para subvencionar a los emprendedores agrarios, sino que se retiren los obstáculos que encuentra el operador para trabajar en orgánico, y que se facilite su trabajo mediante leyes y programas positivos.

Samarucdigital se ha hecho eco del itinerario del P.P.E. en diversas ocasiones, desde el momento en el que se creó el Servei d’Agricultura Ecològica en octubre de 2015, hasta la presentación del Plan en noviembre de 2016, con el objetivo de extender el cultivo en ecológico a una quinta parte de la superficie agraria valenciana  en 2020 (hoy es el 5 por ciento).

A continuación presentamos un abanico de reflexiones y de opiniones de los afectados por el Plan, los agricultores, la visión de los consumidores y la propia Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural.

La clave del éxito del Plan es que aquellos que hayan emprendido la transición de convencional a eco, sigan en activo pasados los primeros años, y no necesiten más subvenciones. Es algo en lo que coinciden Enric Navarro, acoagricultor veterano y José Antonio Rico, presidente del Comité d’Agricultura Ecològica de la Comunitat Valenciana (C.A.E.C.V.)


Para sacar adelante un plan que parte de cero, el problema fundamental son los medios humanos y el presupuesto. Maite Cháfer, Directora General de Desenvolupament Rural i Política, Agrària Común lamenta que la Conselleria de Agricultura se ha quedado con la mitad del personal que tenía en tiempos pasados. A esto se ha añadido retrasos en ciertos pagos a ayudas.

Lo más complicado de la agricultura, sea convencional sea ecológica, no es el cultivo, sino la distribución y a venta. De ahí la necesidad de crear una estructura que permita al labrador, al ganadero o al transformador poder vivir con holgura de su trabajo.

Un sondeo en el Mercado de Productos artesanales y de proximidad de Godella, muestra un retrato rápido de la importancia y el significado del Plan, tanto para los agricultores con certificación, los que cultivan según Sistemas Participativos de Garantía (S.P.G.) y para los consumidores.

Una de las fortalezas del Plan es que intenta consolidar la producción ecológica, cimentándola en el consumidor y en la formación. Esto es a la vez una desventaja, porque obliga a trabajar a tres consellerías juntas, Salut Pública, Educació y Agricultura, costumbre complicada en la Administració. Uno de los programas que se han puesto en marcha es el de llevar la agricultura ecológica a la escuela. El curso que viene hay destinados un millón setecientos mil euros a este fin.

La formación y actualización de los conocimientos del labrador forma parte del Plan.

Otro proyecto ya en marcha es el de labrador-tutor, que se ofrece en especial a los jóvenes con deseo de incorporarse a la agricultura, con remuneración al tutor.

La actualización del Servicio de Trasnferencia de Tecnología, es decir, la formación del agricultor, es una de las cosas más apreciadas por quienes se dedican a cultivar en orgánico.

En definitiva, lo que preocupa al agricultor es que el plan y las leyes derivadas de él no se queden en el ámbito del buen deseo, arraiguen y establezcan una nueva dinámica.

DECRETO PARA FAVORECER LOS PRODUCTOS DE PROXIMIDAD

Preocupa en el sector que la agricultura ecológica en grandes superficies se dispare, y arruine al pequeño labrador. Pero también se observa que esta gran producción eco se destina a la transformación. La base del crecimiento del cultivo eco a pequeña escala está en la producción y el consumo locales. Una de las políticas de la Consellería va en este sentido, mediante un “decreto de proximidad”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

X