Connect
To Top

Ante al Día Mundial del Agua

Por el derecho humano al agua y al saneamiento. Por la gestión pública del agua.

cropped-Logo-Samaruc-Digital-ok-01.jpgEl agua es esencial para la vida. La comunidad científica alerta, desde hace años, del deterioro de las aguas superficiales y subterráneas y de la pérdida de biodiversidad en los ecosistemas dependientes del agua dulce. Entre los usos que hacemos del agua y de los ecosistemas acuáticos, el más fundamental y directo es el de disponer de agua de buena calidad y en cantidad suficiente para cubrir nuestras necesidades básicas como seres humanos. El hecho de que el agua dulce en el planeta sea limitada y renovada a través del ciclo hidrológico, exige el saneamiento de las aguas después del uso para mantener los ecosistemas de los que dependemos en buen estado y proteger la salud humana.

Restaurar y proteger los ríos, barrancos, lagos, manantiales, humedales y acuíferos es fundamental para frenar la pérdida de biodiversidad, así como para garantizar un suministro adecuado y sostenible a largo plazo de agua para beber y llevar a cabo las actividades humanas. Unos ecosistemas acuáticos en buen estado nos harán menos vulnerables ante los efectos previstos del cambio climático, especialmente preocupantes en el Mediterráneo.

En julio de 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el acceso al agua potable y al saneamiento como “un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos” y emplazó a todos los Estados a garantizarlo.

Las políticas de precarización de las condiciones laborales, de recortes de las administraciones en servicios públicos esenciales, así como la privatización parcial o total de su gestión ha dado lugar a un incremento de la vulnerabilidad de la población ante la pobreza, llegando a la imposibilidad de muchas personas que pagar por los servicios de acceso al agua potable y el saneamiento y, en muchos casos, los cortes de suministro de estos servicios.

Ante esta situación, a lo largo de la última década ha crecido un movimiento ciudadano de reivindicación del derecho humano al agua y la gestión pública del ciclo urbano del agua a escala europea. Así, el pueblo italiano se pronunció en referéndum (vinculante) contra la privatización de la gestión del agua en el año 2011; Berlín, Grenoble o París han recuperado la gestión pública directa del agua, a raíz de las experiencias negativas de la gestión privada; la primera iniciativa ciudadana europea (ICE) exitosa, celebrada en la Unión Europea en 2013, consiguió más de un millón y medio de firmas para reclamar a la Comisión Europea y el Parlamento Europeo que legislan y garanticen el derecho humano al agua, fuera de la lógica mercantilista; finalmente, en España, han surgido movimientos ciudadanos en varias ciudades y pueblos en defensa de la gestión pública de los servicios de abastecimiento y saneamiento de agua potable y la recuperación de su gestión pública, mayoritariamente aglutinados en torno a la ” Red Agua Pública “.

En nuestro ordenamiento jurídico, los ayuntamientos son los titulares de los servicios de abastecimiento de agua potable y de saneamiento de aguas residuales, que tienen la consideración de servicios públicos esenciales. En noviembre se celebró en Madrid el primer encuentro de Ciudades por el Agua Pública, que reunió a expertos, gestores públicos, movimientos ciudadanos y responsables políticos municipales de todo el estado, para avanzar en sus compromisos con el derecho a la agua potable y el saneamiento y la gestión pública del agua. En ese encuentro, se abordaron, entre otras, cuestiones como la necesidad de una regulación adecuada de los servicios del ciclo del agua urbana para propiciar su gestión pública, eficaz, eficiente, justa, transparente y participativa; la necesidad de instrumentos de colaboración pública-pública; o la identificación de las oportunidades y las dificultades de los procesos de recuperación de la gestión pública de estos servicios esenciales.

En el territorio valenciano la presencia de los gestores privados a los servicios de abastecimiento de agua potable y saneamiento es mayoritaria y está dominada básicamente por tres grandes empresas con concesiones de muy larga duración (de 25 a 50 años, según los casos) que operan en solitario o participan en empresas mixtas. A menudo, los controles de las autoridades municipales, titulares del servicio, se han demostrado insuficientes y débiles, permitiendo situaciones de escasa transparencia y rendición de cuentas respecto a los costes, calidad del servicio o gestión de las inversiones. Todo esto ha propiciado abusos y subidas injustificadas de tarifas, generando una situación de indefensión de las personas como consumidores, pero también como ciudadanos.

Es patente la ausencia de información comparable a disposición de los ciudadanos respecto a la calidad, eficacia y costes de los servicios de abastecimiento de agua potable y saneamiento, los márgenes empresariales, el destino de los cánones concesionales o las inversiones necesarias. Este es un obstáculo con el que se han encontrado plataformas ciudadanas y también responsables políticos  a la hora de plantear alternativas a la gestión existente en pueblos y ciudades de nuestro territorio. Hace unos meses, Las Cortes Valencianas aprobaron por unanimidad instar al Consejo a reconocer el acceso al agua potable y al saneamiento como derecho humano y realizar un diagnóstico sobre las modalidades y características de la gestión de las prestaciones de estos servicios a las personas residentes en nuestro territorio, en relación con la calidad del agua suministrada y del agua tratada, acceso o cobertura de los servicios, asequibilidad, sostenibilidad ambiental y económica, equidad, eficacia y eficiencia de los servicios, transparencia y participación ciudadana .

En el Día Mundial del Agua, las entidades abajo firmantes:

1- Reivindicamos el acceso al agua potable y al saneamiento como derecho humano esencial y la gestión de estos servicios como servicios públicos esenciales guiados por el interés general y ajenos a su mercantilización.

2- Instamos a las autoridades estatales, autonómicas y locales valencianas en la recuperación de la gestión pública del agua, garantizando el derecho humano de todas las personas al agua y al saneamiento, utilizando el agua de mejor calidad disponible para la producción de agua potable, protegiendo las fuentes de agua y los ecosistemas acuáticos, haciendo un uso sostenible del agua y previniendo la contaminación de las aguas.

3- Pedimos a las autoridades autonómicas y municipales valencianas la elaboración y publicación de información sistematizada, periódica y comparable sobre los modelos de gestión de estos servicios, su calidad, cobertura, accesibilidad, asequibilidad, sostenibilidad ambiental, repercusión de costes, equidad, eficiencia, transparencia, y participación ciudadana.

4- Pedimos a las autoridades autonómicas valencianas que abordan de manera inmediata el proceso de elaboración de un marco regulador y de definición de un ente público de regulación y control que ordene las prestaciones de los servicios vinculados al ciclo urbano del agua para garantizar el derecho humano al agua potable y el saneamiento, y apoye a las autoridades locales para avanzar decididamente hacia una gestión pública sostenible, eficaz, transparente y participativa del agua.

Entidades firmantes:

Acció Ecologista Agró, AEMS Ríos con Vida, Ecologistes en Acció, Enginyeria Sense Fronteres, Fundació Nova Cultura de l’Aigua, La Ribera en Bici, SEO Birdlife, Xúquer Viu, CCOO i Intersindical Valenciana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

X