Connect
To Top

La supervivencia de la nutria

La mejora de los ríos ha permitido la recuperación de especies en extinción en el País Valencià, como es el caso de las nutrias. Estos mamíferos se han convertido en un indicador para poder saber si las condiciones de las aguas, en este caso dulces, son adecuadas.

alumnas

Maria Mora i Ester Fayos. Estudiants de Periodisme a la Universitat Jaume I de Castelló

De la España occidental a la zona mediterránea. De las zonas montañosas de los ríos valencianos a los tramos más bajos. De la extinción a la recuperación. Las nutrias, mamíferos carnívoros, han sufrido las consecuencias de la intervención del ser humano en la naturaleza. No obstante, a partir de los años 80, comenzó un proceso de concienciación y expansión de este animal. Se trata de una especie típica de aguas dulces, pero necesita unas buenas condiciones fluviales, basadas en aguas limpias y abundantes para poder comer y sobrevivir, tal y como se muestra en un vídeo cedido por el forestal y agente medioambiental Germán Francés Vives, y grabado en el río Ebrón, en el término municipal de Castielfabib, perteneciente a la comarca valenciana del Rincón de Ademuz. Las imágenes muestran a una hembra con dos cachorros i fueron registradas en 2016, aunque el año referenciado sea el 2015.

Nutrias

Fotograma del video cedit pel forestal i agent mediambiental Germán Francés Vives

Las poblaciones de nutria en el País Valencià se han consolidado en muchos ríos de la comunidad desde 2014. En efecto, en la desembocadura del río Mijares, a la Plana Baja, se ha producido una reaparición desde los años 60. Asimismo, en la cuenca del Riu de les Coves, en el Maestrazgo y la Plana Alta, se han obtenido resultados positivos en los sondeos realizado a partir del 2007. De hecho, se han encontrado indicios del mamífero en 27 de los 33 puntos sondeados. En el río Turia, al norte de la provincia de Valencia, actualmente está bien asentada en su tramo medio. Respecto a Alicante, la situación de la nutria no es tan positiva, a causa de unos ríos menos caudalosos y por tanto con menos abundancia de alimento.

Esta recuperación de la nutria en el País Valencià ha sido consecuencia de una serie de factores, relativos tanto a las características del animal, como  a la mejora de su hábitat y a una mayor implicación social en su protección. En relación a las nutrias, cabe destacar que se trata de un mamífero que puede realizar grandes desplazamientos. Eso ha permitido una recolonización en el territorio valenciano. Por ejemplo, actualmente el río Palancia acoge nutrias que provienen de la cuenca del Mijares. En cuanto a su hábitat, como explica Juan Jiménez, biólogo y jefe del Servicio de Vida Silvestre de la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, se ha producido una gran mejora de la agua de los ríos valencianos, por la utilización de depuradoras y la disminución de los vertidos tóxicos.

No obstante, actualmente, el nivel del agua es inferior al de hace 30 años, principalmente, a causa del aumento de la demanda para el regadío. Por último, se han realizado políticas de protección y de concienciación social para proseguir con la mejora y el incremento de la nutria.

El principal factor de esta recuperación ha sido la reducción de la contaminación de los ríos. El año 1995 las poblaciones de nutria habían mejorado en España. Sin embargo, en el País Valencià, estaba prácticamente extinguida. Tanto a Europa como en el territorio valenciano, la nutria había sufrido una regresión, a causa de la persecución directa del hombre. De hecho, en los años 70 y 80, el 72’7 % de los casos de nutrias muertas, fueron por palizas y capturas con cebos, según el informe técnico La Recuperación de la Nutria (Lutra lutra) en la Comunitat Valenciana editado por el Servicio de Vida Silvestre de la Dirección General de Medio Natural y de Evaluación Ambiental en junio de 2016. Este factor desapareció entre 1997 y 2008, y la nutria dejó de ser perseguida por el hombre. Además, cabe señalar la contaminación fluvial y atmosférica y el envenenamiento de los ríos valencianos. Por ejemplo, la cuenca de Bergantes, situada en la comarca castellonense de Els Ports, a pesar de que siempre ha tenido la mejor población, en los años 80 era muy escasa, con unas pocas decenas de ejemplares. De igual forma, Juan Jiménez, destaca que la desaparición de la nutria en Europa también se debe al uso de contaminantes industriales.

La percepción del futuro de la nutria en el País Valencià es positiva. Juan Jiménez, señala que es posible retornar a la situación anterior a los años 60, cuando la nutria estaba en peligro de extinción, ya que ha habido una mayor aceptación de este mamífero y, asimismo, se han delegado competencia a la comunidad en materia ambiental. Igualmente, los ríos valenciano se han dejado de envenenar, por tanto, se puede afirmar que la presencia de la nutria en el País Valencià es sinónimo de unas aguas limpias y cuidadas. Esta especie puede llegar, incluso, hasta la Albufera, la cual tiene un tamaño considerable, porque cuenta con diversos canales y es productiva, es decir, ofrece mucha comida. A pesar de eso, ha de hacer frente a una fuerte presión pesquera y la nutria puede morir ahogada en redes o en artes de pesca. La reducción de los riesgos comportará en un futuro el acercamiento de estos animales a zonas de alta presencia humana. En consecuencia, se producirá un aumento de los atropellamientos de la nutria, con una incidencia de más del 90%, por tanto, la contaminación dejará de ser el principal motivo de desaparición. Miguel Delibes, presidente de la Sociedad Española para la Conservación y Estudio de Mamíferos (SECEM) y antiguo director de la Estación Biológica de Doñana, matiza: «No creo que actualmente haya riesgo de desaparición; de hecho, la población continúa creciendo».

Así pues, las nutrias han dejado de estar en peligro de extinción y han pasado a ser una especie vulnerable. Eso significa que es imprescindible la continuación y el aumento de la implicación de la sociedad para proseguir en la mejora y la consolidación de este mamífero en los ríos valencianos. De hecho, las poblaciones locales tienen el poder de decidir cuál es el futuro que quiere para el río de su pueblo. También son necesarias las actuaciones de las entidades y las organizaciones no gubernamentales, como reivindica Juan Jiménez.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

X